logo GBE blanco
Top

El sector camaronero de Guatemala apunta a intensificar la producción

LA ANTIGUA, Guatemala – Aunque el volumen del país puede ser relativamente pequeño en comparación con los principales actores de la industria mundial del camarón, los productores guatemaltecos de camarón están buscando un modelo de estilo asiático de mayor densidad de cultivo para impulsar el crecimiento.

En declaraciones a Undercurrent News en el reciente Simposio de Acuicultura de Guatemala, Gabriel Biguria, quien dirige las ventas de Acuamaya, el productor de camarón más grande del país, rebosaba optimismo al hablar del potencial del país en el sector.

En 2018, dijo, se espera que los 120 productores de camarón del país produzcan alrededor de 20,000-25,000 toneladas métricas.

“Creemos que podemos duplicar esto en cinco años, pero depende de nuestra capacidad para generar las condiciones adecuadas: para que más personas se emocionen e incentiven a probar la acuicultura y el cultivo de camarón”, dijo.

Y al hacerlo, Biguria dijo que Guatemala está mirando hacia el oeste, hacia Asia, no hacia el sur, hacia el principal productor de camarón de América Latina, Ecuador, en busca de inspiración. La mayoría de las granjas guatemaltecas, dijo, son semi-intensivas o totalmente intensivas con sus métodos de cultivo.

En Acuamaya, la granja más antigua de la empresa cultiva camarones a densidades de 60 por metro cúbico, un método semi-intensivo que se puede aumentar, dijo Biguria. Pero las otras dos granjas más pequeñas de la compañía están viendo densidades de 120 a 300 camarones por metro cúbico.

«Todos los demás jugadores a los que apoyamos y con los que colaboramos, ahora van con los nuevos modelos», dijo.

Estos incluyen métodos para excluir virus como sistemas de bombeo para agua “cristalina”, sistemas de drenaje central, aireación adecuada, larvas libres de patógenos y alimento de buena calidad, Emilo Eva, quien maneja la producción para el camaronero guatemalteco L y M Inversiones, dijo.

“El manejo de enfermedades es mucho más fácil, es un sistema más pequeño y controlado”, dijo.

Estos métodos permiten tres ciclos agrícolas por año, agregó.

Modelo tailandés

Los modelos de adaptación implementados con éxito en Tailandia y Vietnam tienen sus beneficios, dijo Biguria.

“Ese modelo es lo que permitió a los agricultores de Asia con dos o tres granjas tener éxito eventualmente y enviar a sus hijos a la universidad”, dijo. «Ese es el modelo que hemos construido en Guatemala y ese es el modelo que estamos buscando replicar porque esperamos que los pequeños agricultores y los nuevos jugadores eventualmente puedan enviar a sus hijos a la universidad debido al éxito que tendrán».

El modelo extenso de Ecuador, que se basa en estanques más grandes y densidades más bajas, no es una buena opción para Guatemala, en parte debido al costo de la tierra, dijo.

“Ahora Ecuador, si tuvieran que recrear su modelo, no podrían hacerlo, porque la tierra se ha encarecido. Pero allá por los años 70 y 80, podían conseguir la tierra por nada, igual en Nicaragua, igual en Honduras ”, dijo.

«Top of mind»

El rápido crecimiento del sector camaronero de Guatemala requerirá algo más que aumentar la producción, dijo Biguria, quien participa activamente en los esfuerzos de promoción de exportaciones del país.

Le gustaría ver a Guatemala desarrollar una marca nacional para representar mejor sus productos del mar en los principales eventos de la industria. El país utiliza actualmente el lema “Guatemala: más allá de las expectativas”, pero se puede hacer más en este sentido, agregó. «Esto es algo que estamos promoviendo en todos los diferentes eventos para promover las exportaciones, en las ferias locales e internacionales», dijo.

Posicionar a Guatemala como un “país de la acuicultura” atraerá un interés adicional de nuevos participantes así como de inversionistas extranjeros. Eventos como el simposio también ayudarán a asegurar que el camarón guatemalteco siga siendo «lo más importante» a los ojos de los compradores. «Con suerte, esto animará a otros jugadores a que vengan a visitarnos y aprendan de qué se trata», dijo.

Precios bajos Biguria dijo que Guatemala debe mirar más allá de América Latina en busca de mercados. Como ejemplo, mencionó un viaje reciente con productores guatemaltecos a un mercado en Taiwán a las 3 a.m. para comprender el nivel de frescura que los taiwaneses quieren cuando compran camarones.

“La verdad es para ellos, lo fresco es vivir. Ellos dicen que quieren algo fresco y nosotros les estamos dando algo fresco, pero tenemos que mejorarlo ”, dijo.

Como empresa, Acuamaya ha seguido una estrategia de diversificación deliberada, orientando sus exportaciones a Europa y Asia.

“Hemos visto lo que sucede en los EE. UU. Cuando todos los camarones comienzan a inundarse desde India, Tailandia, Vietnam, etc. Ya no es una competencia por la calidad y quién tiene el mejor camarón ”, dijo.

En un discurso ante la audiencia del simposio, recalcó ese punto.

“Si Guatemala fuera un negocio, sería un negocio muy arriesgado porque tenemos todos nuestros huevos en una región”, dijo Biguria.

Aún así, calificó el estado de exceso de oferta en el mercado mundial del camarón y los bajos precios que lo acompañan como “muy aterrador”.

“Estas situaciones son siempre una llamada de atención. Nos obliga a asegurarnos de tener nuestra estructura de costos en orden y garantizar que estamos produciendo de la manera más eficiente posible y que nunca dejamos de innovar ”, dijo.

Sin embargo, Biguria enfatizó que tanto su empresa como su país esperan un crecimiento a largo plazo.

“A corto plazo en este momento, definitivamente estamos preocupados, ya que afectará nuestras finanzas y operaciones. Pero estamos en esta industria a largo plazo ”, dijo. “Hemos sobrevivido a huracanes, hemos sobrevivido a erupciones volcánicas, hemos tenido eventos climáticos severos que nos han aniquilado como empresa y como industria, pero hemos podido regresar. Estamos comprometidos «.

Póngase en contacto con el autor jason.smith@undercurrentnews.com

Guatemala’s shrimp sector eyes intensified production